Health Warriors

Health Warriors

O como las iniciativas sociales van por delante de las iniciativas gubernamentales

El movimiento Health Warriors empezó dando soporte a los sanitarios de Barcelona durante los meses de mayor crudeza de la pandemia, ahora han recogido como se organizó en un documental. 

 
Actualmente, Health Warriors sigue fiel a su compromiso de ayudar a los más vulnerables y ha ido evolucionando para ofrecer alimentos a familias en riesgo de exclusión. Así, cada semana se están creando cajas con alimentos saludables, algo fundamental para poder abastecer y dar soporte a familias en un riesgo extremo de exclusión.

Burguer King es diferente

O como las iniciativas de las marcas van por delante de las iniciativas gubernamentales

La trayectoria de comunicación de Burguer King acostumbra a ser irreverente, provocativa y sarcástica. La pandémia ha provocado el cierre de la restauración en muchos lugares y en Reino Unido acaban de tomar medidas en dicho sentido. La respuesta de Burguer King ha sido la de apoyar al sector… sencillamente brillante 

 

Estrella Damm: del Mediterráneo a la conciencia

El posicionamiento de una marca es imprescindible cuando quieres dotar a tu marca de una personalidad propia que el consumidor perciba, a ser posible de forma unívoca.

En este sentido las marcas de cerveza en España han trabajado distintos posicionamientos uno de los casos más significativos es el de Estrella Damm.

Construir un posicionamiento y que este quede anclado en la mente del consumidor como propio de una marca concreta es un trabajo ardúo y a medio o largo plazo. Estrella empezó a desarrollar su posicionamiento de marca/cerveza del mediterráneo bajo el concepto de “Mediterráneamente” en 2009. Ese año, el anuncio de Estrella rodado en Formentera daba a conocer a los españoles un grupo de músicos suecos: Billie The Vision & The Dancers. El ritmo de la canción ‘Summercat’ parecía el propio de un estilo de vida, el del verano.

Formentera – Estrella Damm 2009

 

Al año siguiente, la marca nos transportaba a las fiestas de San Joan y a los caballos de Ciutadella. La fórmula similar en estética y elementos creativos con la música como gran conductor. En este caso con los australianos de The Triangles y la canción ‘Applejack’.

San Juan – Estrella Damm 2010

 

El Bulli fue el protagonista del anuncio en 2011. Un corto dirigido por Isabel Coixet en el que seguíamos la pista a un aprendiz de cocina en El Bulli al ritmo de ‘I Wish That I Could See You Soon’ de los franceses Hernan Düne. Homenaje al que durante muchos años fue considerado el mejor restaurante del mundo y que cerró en agosto de 2011.

El Bulli – Estrella Damm 2011

 

En 2012  la Sierra de Tramontana de Mallorca era declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La marca le hizo un homenaje en su anuncio veraniego al ritmo de ‘You can’t say no forever’ de los suecos Lacrosse.

Serra de Tramuntana – Estrella Damm 2012

 

En la pieza de 2013 Love Of Lesbian organizaba una paella con amigos, entre otros el Mago Pop. El ritmo de una de las bandas del momento en modo festivalero.

Love of Lesbian – Estrella Damm 2013

 

En 2014, el tema fue otro de los clásicos del verano: los festivales. El anuncio tiene como protagonista principal, a parte de la propia Estrella, a la banda británica The Vaccines.

Festival – Estrella Damm 2014

 

En 2015 volvieron a recurrir a un gran director, en este caso Alejandro Amenábar que dirigió un corto de más de diez minutos que tuvo como protagonistas a Dakota Johnson y Quim Gutiérrez. En esta pieza la música no tiene el componente central de anteriores campañas.

Vale – Estrella Damm 2015

 

Llegó 2016 y siguieron apostando por el estilo cinematográfico con un corto dirigido por el director de “La Isla Mínima” y que estaba protagonizada por Jean Reno y Laia Costa.

Las pequeñas cosas – Estrella Damm 2016

 

Raúl Arévalo que ese año había ganado un Goya al mejor director novel, dirigía a uno de los personajes mediáticos del momento Peter Dinklaje, conocido por su papel de Tyrion Lannister en ‘Juego de Tronos’.

La vida nuestra – Estrella Damm 2017

 

Michelle Jenner y Oriol Pla dirigidos por Dani de la Torre protagonizaron una historia veraniega y musical.

Álex y Julia – Estrella Damm 2018

 

En 2019 punto de inflexión para Estrella Damm. Ya no hace falta incidir sobre la marca, hay que cambiar el foco y ponerlo en el concepto. Si Estrella significa una forma de vivir “mediterráneamente”, hay que preservar ese modus viviendi y la marca no puede permanecer ajena. La primera de las piezas era una visión poética casi onírica para concenciarnos de  la multitud de plásticos y otros desechos que contaminan nuestros mares.

Acto I. Alma – Estrella Damm 2019

 

La segunda se focalizaba en los efectos que tiene la contaminación de los mares en las especies que lo habitan. Daba protagonismo a asociaciones como Asociacion Tursiops.org, Save the Med, Asociación Vellmari, entre otras. Mientras que la marca se quedaba en un discreto segundo plano.

Acto II. Amantes – Estrella Damm 2019

 

La campaña de 2019 podía haberse leído en clave de “greenwashing”. Otra marca que pasa por el “eco blanqueo”. Pero la campaña no había acabado, quedaba su tercer acto. En 2020 la marca cristalizaba su compromiso eliminando las anillas de plástico.

Acto III. Compromiso – Estrella Damm 2020

 

La legitimidad de una marca pasa por sus hechos. Damm puede hablar de salvarguar los olivos, o el Mediterráneo porque pone su empeño en la sostenibilidad. No son solo palabras, es compromiso.

La Nueva Normalidad No Existe. Olvidamos fácilmente.

Parece que la desescalada por fin llegó a su fin. Hemos alcanzado la meta…, lo que muchos denominan nueva normalidad. Lo primero que me vino a la mente cuando escuché este “concepto” fue que cada vez somos menos originales. Recordé un libro que hace unos años era de cabecera entre los profesionales del marketing: The New Normal de Peter Hinssen. En él se hablaba de “nueva normalidad” ligado al mundo digital. Analogías aparte, no parece probable que este sea nuestro nuevo “modus videndi”.

Para una sociedad tan acostumbrada al contacto físico y visual como la nuestra, las restricciones se antojan complicadas de sostener durante mucho tiempo. Si a eso le unimos unas normas no demasiado claras sobre el uso de la mascarilla y la denominada distancia social… tenemos un panorama complejo.

Pongamos un ejemplo recuperando el BOE de la “Orden SND/422/2020, de 19 de mayo, por la que se regulan las condiciones para el uso obligatorio de mascarilla durante la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19″.

Artículo 3. Espacios en los que resulta obligatorio el uso de mascarilla.
El uso de mascarilla será obligatorio en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público, siempre que no sea posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros.

 

Siendo estrictos parece que los que vivimos en ciudades, especialmente en las grandes urbes, no podríamos quitarnos la mascarilla por las calles de la ciudad… pero esto queda a la elección del ciudadano y su percepción de lo que son dos metros.

El resultado de una norma poco clara es que cada uno hace lo que considera adecuado… y que a menudo dista de ser lo más indicado al predominar lo individual sobre lo colectivo. Es decir, hay que confiar en la responsabilidad de las personas para cumplir unas normas, por otro lado, como mínimo confusas. Hay que confiar en que las personas no hagan algo muy humano, que es olvidar los malos tragos para seguir adelante.

Quizás todo es más sencillo, pero supone pensar más en los demás, implica comprometerse y tomar partido. O lo que es lo mismo:

Hacer lo que se tiene que hacer

 

Hicimos lo que teníamos que hacer, fue la frase que utilizó Patrick Hutchinson para explicar porque él y unos compañeros sacaron a un presunto “supremacista” blanco que había quedado aislado en una manifestación contra el racismo en Reino Unido. Al parecer el individuo había ido con un grupo contra la manifestación y quedó rodeado por manifestantes que comenzaron a golpearle, Patrick y sus compañeros hicieron un cordón y lo sacaron como muestra la foto recogido por la BBC

Curioso también el poco eco que recibió en medios una acción tan solidaria… quizás es que no vende lo suficiente.

De repente el Mundo se Paró

El 13 de marzo del 2020, el mundo se paró.
Los españoles nos confinamos en nuestras casas. De repente, las calles se quedaron vacías, solo deambulaban personas con máscaras y guantes que salían a pasear a su mascota o a comprar en supermercados.
En estas semanas mudamos como consumidores, pero también las marcas cambiaron su rol.
Este texto que os compartimos es un compendio de los cambios de esos días, pero también dibuja los aspectos que han llegado para quedarse y plantea el nuevo escenario que se abre para las marcas.

 

¿Cambiaremos?, ¿Llegará una nueva normalidad?

Hace semanas, se empezó a hablar de como seríamos cuando lográramos superar esta crisis.

Los sentimientos se desataron en un mundo donde la pirámide de Maslow de las sociedades occidentales había sufrido una sacudida sin precedentes. Palabras casi olvidadas se hicieron comunes:

Solidaridad, Empatía, Consideración…

De repente parecía que la humanidad se había vuelto más cívica. Que cuidábamos de nosotros y nuestros semejantes. Que aprendíamos unas nuevas normas impuestas por la situación y las acatábamos por el bien común.

Pronto se vio que no era cosa de todos. Casi con el anuncio del confinamiento aparecieron noticias de individuos de diversa índole y condición que hacían caso omiso a las normas instauradas. Si bien es cierto que la mayoría acatamos el confinamiento como la mejor manera para no colapsar el sistema sanitario.

Salvo excepciones ya comentadas, vivíamos una época única. La sociedad volcada, las empresas también habían entendido que era necesario ayudar a superar la situación por el bien común. Corporaciones que daban apoyo financiero, material, posponían pagos, etc o premiaban a sus trabajadores que seguían en las líneas de producción.

Los que no cambiaron su actitud fueron los políticos, los españoles más preocupados por sus propios intereses partidistas, mientras que en otros países la prioridad era más la salud económica que sanitaria. De nuevo la sociedad y las empresas estaban por delante de la clase política.

Cambiaron los héroes, el personal sanitario, pero también los servicios de limpieza, el personal de supermercados, o los transportistas se convirtieron en los nuevos héroes. Cada día a las 20:00 se sale a los balcones y ventanas a aplaudir a los sanitarios que estaban combatiendo la pandemia.

Pero también, las personas mayores cobraron un protagonismo inusitado. Por una parte, constituían las personas más vulnerables ante la enfermedad, por otra parte, la vuelta de muchos jubilados a puestos saturados como los sanitarios fue primordial para frenar la crisis.

Se compusieron canciones
Banksy les hizo un dibujo

La publicidad les rindió homenaje

Pero me temo, que pasará y lo  lo único que quedará será el pedir perdón. Porque ni manifiestos como #NoMeVoyAOlvidar harán que cambie la actitud de las personas.

Comparto la reflexión de Slavoj Žižek uno de los filósofos de referencia en Europa que acaba de publicar “Pandemia. La covid-19 estremece al mundo” en una de las numerosas entrevistas que ha dado decía:

“Hegel escribió que lo único que podemos aprender de la historia es que no aprendemos nada de la historia, así que dudo que la epidemia nos haga más sabios. Lo único que está claro es que el virus destruirá los cimientos de nuestras vidas, provocando no sólo una enorme cantidad de sufrimiento, sino un desastre económico posiblemente peor que la Gran Recesión. No habrá ningún regreso a la normalidad, la nueva normalidad tendrá que construirse sobre las ruinas de nuestras antiguas vidas (…) Tendremos que aprender a sobrellevar una vida mucho más frágil y comprender que no somos más que seres vivos entre otras formas de vida”.

Superar, parece que es sinónimo de olvidar. Tampoco creo que las numerosas marcas que han ayudado durante la crisis consigan un valor de marca superior, han sido tantas las iniciativas, que destacar resulta complicado e incluso contraproducente por parecer interesado.

Mi hipótesis es que pasado un tiempo, cuando el miedo a contraer la enfermedad se relaje gracias a los ingentes esfuerzos por conseguir un tratamiento eficaz o una vacuna… todo volverá a ser igual o muy parecido. La economía se recuperará con mayor rapidez que tras la crisis del 2008 y volveremos a un estadio “de bienestar”.

Los sanitarios e incluso el medio ambiente y nuestra incidencia sobre él quedarán en un segundo plano.

Esperemos que me equivoque.

 

 

Super, Super Bowl

Este fin de semana se jugó la Super Bowl. Por cierto, ganaron los Kansas City Chiefs venciendo a San Francisco 49ers, con el resultado de 31 puntos a 20 puntos. La final se celebró con todos los espacios publicitarios vendidos. Fox Sports, la cadena que retransmite el partido por novena vez, terminó de comercializar el inventario el pasado 24 de enero, 77 anuncios comerciales de 30 segundos cada uno por un importe aproximado de 5,6 millones de dólares, algo más de 5 millones de euros, un 24,4% más caro que en 2019, cuando la tarifa estaba en 4,5 millones de dólares. Llegan además 28 piezas de larga duración, ante la demanda de los anunciantes de incrementar su “espacio”.

4,51 Millones

Pese al descenso en audiencia el evento del año sigue acaparando interés y titulares más allá de lo deportivo. Los spots de las diferentes marcas son uno de los alicientes por el despliegue de recursos que hacen las empresas. Algunos de los más significativos fueron:

Google

 

Porsche
Alexa
Pepsi
Audi

Pero dentro del estadio, además del interés por el partido… el “Halftime Show” es un momento clave. Este año las elegidas fueron dos latinas: Shakira y J.Lo’s llenaron de ritmo la cancha.

Pero todo empezó muchos años antes cuando en 1993 el Rey del Pop mostró la senda a seguir.

 

La Super Bowl mucho más que un partido de Fútbol americano, espectáculo en vivo, publicidad a precio de oro a cambio la mayor audiencia del planeta.

 

 

Más allá del Me too

A finales de 2017 eclosionaba con fuerza el movimiento me too de la mano de Alyssa Milano. Desde entonces el empoderamiento femenino ha sufrido altibajos en sus logros, pero no así en sus reivindicaciones.

En este 2019 hemos visto cambios significativos, quizás el más relevante por su condición ha sido el papel de Lelo. La marca sueca de juguetes eróticos de lujo ha roto récords de ventas durante el pasado Black Friday. Dando un paso significativo en aras de la normalización de la sexualidad femenina.

El año de Lelo

También hemos vivido el fin de algún clásico, la marca de lencería “Victoria’s Secret” anunciaba el fin de su famoso desfile. La enseña nacida en sus orígenes para que los hombres que desean regalar lencería lo tuviesen fácil, ha visto como su modelo de negocio perdía vigencia.

La cancelación del desfile de los ángeles,  duramente criticado por la imagen irreal e hipersexualizada que ofrecía de la mujer, es celebrado como una victoria por los que desean un cambio en la industria de la moda. Además, el modelo de negocio está cuestionado, Victoria’s Secret lleva tiempo en dificultades financieras y en 2018 perdió casi el 50% de su valor.

El fin de los ángeles de Victoria’s Secret

La globalización  nos ha traído, en las postrimerías de este 2019 un nuevo himno feminista. Desde Chile llega la perfomance del colectivo “Las Tesis”

“Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía”. Las redes ha convertido esta canción en un himno feminista global. Detrás del movimiento están las tesis, un colectivo formado por cuatro jóvenes chilenas para dar visibilidad a la violencia de género a través de performances y puestas en escena diferentes.

Un violador en tu camino

También se acabaron las mujeres en bikini en el calendario más famoso del mundo. La edición de este año se titula “Buscando a Julieta”.  Las fotografías son de un grupo de actrices, modelos y cantantes que destacan por su trabajo y por su implicación en temas sociales y políticos (Emma Watson, Claire Foy, Kristen Stewart, Yara Shahidi, Mia Goth, Rosalía, Indya Moore, Chris Lee y Stella Roversi) y que posan completamente vestidas con prendas que van desde vaqueros rasgados hasta trajes de época.

Pirelli cambia de camino

 

Ya veremos que nos deparará el 2020. Felices fiestas

Política, Marcas y Personas

Tras una semana de debates electorales me he planteado:

¿Quién está más conectado con la realidad de los españoles?: los políticos o las marcas.

La nueva campaña de Arcos, empresa española dedicada a la fabricación de cuchillería quiere concienciar sobre la precariedad laboral y el corte social que aún existe hoy en España.

La película cuenta la historia de una madre soltera que se ha visto obligada a volver a vivir a casa de su madre por culpa de la inestabilidad laboral que sufre y que, pese a haber realizado distintos trabajos temporales, no deja de perseguir su sueño de ser cocinera.

En España, el 13% de los trabajadores viven bajo el umbral de la pobreza pese a tener un empleo y ganar un sueldo.

Como una de las empresas más antiguas de España, Arcos quiere poner al frente su posicionamiento en contra de la precariedad laboral. En la actualidad, el 100% de la plantilla de la empresa disfruta de contratos indefinidos.

En España, el 13% de los trabajadores viven bajo el umbral de la pobreza, pese a tener un empleo

 

Por si queréis la versión larga

 

Y mañana a reflexionar… o ¿quizás deberían hacerlo los políticos?

 

 

 

 

KLM y el conocimiento de los tiempos

KLM nació en 1919, para celebrarlo lanza una campaña con la historia de tres generaciones de mujeres de una misma familia que, además de este vínculo, tienen en común su relación laboral con KLM. La primera, fue una de las primeras azafatas que surcaron los cielos. Su hija apostó por la misma profesión, mientras que su nieta, en 2019, es la comandante de uno de los aviones de largo alcance de la compañía holandesa.

KLM hace 100 años

 

KLM va acorde con los tiempos, algo que ya demostró en la campaña que nos pedía que voláramos con responsabilidad y que valorásemos otras alternativas.

Responsabilidad

 

Hay riesgo en estas decisiones, pero también hay valores de compañía valiente que se siente fuerte y que entiende que los tiempos han cambiado.

Renovarse o morir…

 

 

 

 

Arriesgarse es diferenciarse

Con mercados tan maduros y saturados la necesidad de diferenciarse se ha convertido en un básico. Pero no hay diferenciación sin tomar riesgos y aquí van algunos ejemplos.

En el mundo del automóvil no es muy habitual usar el humor a la hora de comunicar… Nissan Murano rompe la fórmula en este spot.

En el mundo del automóvil

 

El segundo ejemplo va de atreverse y de empoderarse. Una marca de ropa interior femenina lanza una campaña en la que explica que ocurriría si los hombres tuvieran la mestruación.

Thinx

 

Y para finalizar en clave local, Cristina Guezuruaga vuelve a pedirle a su jefe dos días extras de vacaciones de la forma más original.