Redes y Relaciones Públicas

Que un documental logre una audiencia de más de medio millón de telespectadores con casi un 20% de share es histórico. Pasó el 17 de enero en Cataluña con la emisión de “Ciutat Morta”. 

Imagen1

El jueves 22 de enero en “.CAT” con la emisión de “Ciutat Morta: el debat”, TV3 reunió ante una mesa a  Carles Martí, exregidor de Ciutat Vella en el año 2006; Joaquim Forn, primer tinent de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona; Xavier Artigas, codirector del documental “Ciutat Morta”; Mariana Huidobro, madre de Rodrigo Lanza, condenado por el caso 4F; Jaume Asens, miembro de la Comissión de Defensa de los Derechos de la Persona del Colegio de abogados; Josep Antoni Rodríguez, magistrado y portavoz de Jueces para la Democrácia; Joan Queralt, catedrático de Derecho Penal de la UB; Vicent Sanchis, periodista y Marcos González, secretario general del Sindicato de Agentes de la Policía Local.

Y nuevamente la audiencia respondió logrando más de cuatro cientos mil espectadores (13,4% de share).

Imagen2

De estos hechos creo que se pueden extraer varios aprendizajes. Respecto a la red, el poder de convocatoria de las redes sociales subordinadas y insubordinadas necesita ser tangible en los medios convencionales. El éxito de la convocatoria en este caso es la audiencia lograda por ambas emisiones en TV3.

De la gestión de las redes ya hablé en mi anterior post.

Otro aprendizaje lo podemos extraer del perfil de los tertulianos. Cuando uno representa a un colectivo, una corporación o una marca tiene que tener un mínimo de preparación y tiene que generar un mínimo de empatía. En definitiva, tiene que tener un perfil formado o al menos con las habilidades de un relaciones públicas. Escaso favor hizo al colectivo que representaba el secretario general de agentes de la policía local. Si la idea era mejorar la imagen de las fuerzas de seguridad, no se puede poner a alguien no preparado en un debate donde a priori van a ser objeto de duras críticas. Sinceramente me recordó a una pintada que ví en mi juventud “Si ellos están para protegernos, ¿quién nos protege de ellos?”.

Anuncios

El poder de las redes sociales “subordinadas” e “insubordinadas”

El pasado sábado la emisión de un documental en el Canal 33 logró ser el programa más visto del día con un registro de 569.000 espectadores, 19% de share. Superó tanto al “Telenotícies vespre” que logró 509.000 espectadores como al “TN migdia” con 507.000.

Ciutat-morta_ARAIMA20140329_0172_5

Desde las redes sociales “subordinadas” Facebook, Twitter, como desde las “insubordinadas” Whatsupp, Telegram… se convocó a la audiencia.

¿Un documental líder de audiencia?. Ciutat morta recogía los hechos acaecidos el 4 de febrero del 2006 cuando la guardia urbana de Barcelona desalojaba una fiesta en un local okupado propiedad del Ayuntamiento en la calle Sant Pere Més Baix. Durante el altercado en Ciutat Vella varios agentes resultaron heridos. Uno de ellos, a consecuencia de las heridas recibidas, quedó en estado vegetativo. Se produjeron varias detenciones y siete detenidos fueron llevados al Hospital del Mar donde coincidieron con Patricia Heras y su amigo Alfredo Carlos Pestana Mota que habían sufrido un accidente. La policía pensó que también estaban involucrados en los hechos y acabaron en prisión y condenados en 2010. Patricia Heras se suicidó durante un permiso penitenciario un año después.

Ciutat_morta_Ciudad_muerta-843152561-large (1)

El documental, ganador en el festival de cine de Málaga, había pasado también por San Sebastián pero con un eco reducido.

Es bastante probable que, sin la movilización en la red, el documental hubiese pasado en su emisión por televisión sin pena ni gloria. El caso es interesante por dos motivos: el primero hace referencia al poder de convocatoria de las redes sociales subordinadas, las que pueden ser objeto de monitorización por empresas como Radian 6 o Brandwatch y de las redes sociales “insubordinadas” que escapan a las arañas tejidas por esas empresas. Desde el punto de vista de marketing y comunicación, las redes “insubordinadas” tienen un gran potencial. El tema está en cómo poder acceder a estas redes “cerradas”.

El segundo motivo hace referencia a la gestión de crisis. Ante la certeza de la emisión, uno de los implicados en los hechos denunció parte del documental por atentar a su honor, por lo que un fragmento fue censurado por un juzgado de Barcelona. Inmediatamente la noticia se difundió por las redes sociales y el ‘hashtag’ #totciutatmorta llegó a ser  ‘trending topic’ mundial. Una pena no tener ninguna referencia del ruido generado en las redes insubordinadas.

Imagen2

Imagen1

Finalmente el corte fue subido a Youtube y acumula más de 500.000 visitas.

Un error de cálculo y se logra el efecto contrario. La gestión actual de marcas, corporaciones o individuos particulares ha de tener en cuenta la particularidad y la porosidad de las redes sociales. Nos guste o no, la transparencia es la norma y hemos dejado de ser anónimos.