¿Ha llegado la dictadura del consumidor?

Como anunciaban los manuales de marketing, tras poner el foco en el producto, parece que por fin se ha consagrado la orientación al consumidor por parte de las empresas.

7829298_4ab8_1024x2000

Si hacemos un poco de retrospectiva, desde la década de 1850 hasta finales de la década de 1920, las empresas trabajaban bajo la óptica de lo que se denomina orientación a la producción. Como se trataba de una época en que la demanda superaba a la oferta, los consumidores generalmente se alegraban al poder conseguir satisfacer sus necesidades.

A partir de la década de 1930 y hasta mediados de la década de 1950, se vivió una época en que la orientación era a las ventas.  El exceso de producción que había provocado la orientación al producto necesitaba venderse, por lo tanto, la orientación cambió de producir a vender. La oferta llegó a ser superior a la demanda y se gestó la necesidad de pensar de una forma diferente por parte de unas empresas que debían crecer pero que se veían limitadas porque el mercado estaba abastecido con productos básicamente similares.

A mediados de la década de los 50, las compañías comenzaron gradualmente a adoptar una orientación al marketing con el fin de responder a la demanda por parte de los consumidores de productos y servicios más ajustados a sus necesidades específicas. El desencadenante del cambio fue que las empresas empezaron a actuar con una aproximación “consumer centric”. Es decir, se trata de poner al consumidor en el centro de sus estrategias de negocios.

Tras 50 años, parece que sigue vigente como orientación para la administración de empresas, al recordar a las organizaciones que deben considerar, ante todo, las necesidades de los consumidores para diseñar nuevos productos o servicios, lanzar campañas de comunicación, etc.

¿Pero dónde están los límites?

Cuando buscas en el diccionario de la R.A.E. la palabra dictadura en una de las acepciones aparece:

6. f. Predominio, fuerza dominante. La dictadura de la moda.

¿Empezamos a vislumbrar la dictadura del consumidor?

A esta reflexión me llevaba el anuncio de que el esperado estreno de la nueva temporada de Juego de Tronos se haría de forma simultánea a nivel mundial. Es decir, si el estreno es el 12 de abril en USA, en España se emitirá de madrugada por la diferencia horaria. Seguro que una legión de fans se levantan un día laborable a las 3 de la mañana para ver su serie favorita, a pesar de que horas después en horario de máxima audiencia se vuelva a emitir y días más tardes en su versión doblada. Entiendo que para Canal+ el aumento en número de abonados será notable. También el descenso de críticas en su call center, por parte de clientes insatisfechos por no poder ver su serie favorita de madrugada.

Parece que el consumidor se ha convertido en un ser insaciable, que lo quiere todo y de forma instantánea. Me pregunto si esto es real o de nuevo la definición de qué es marketing queda en tela de juicio. Supongo que cuando veamos las cifras de audiencia saldremos de dudas. Yo prefiero ahorrarme el madrugón para ver a Jon Nieve y compañía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s