La música la pone el consumidor

Varias veces he comentado que en la partida que juegan marcas y consumidores son estos los que marcan las directrices.

En este caso, la música la pone los consumidores.

Desde Italia nos ha llegado el último ejemplo de quien tiene la sartén por el mango. El pasado mes de julio 1.000 músicos se reunieron para interpretar la canción “Learn to fly”. El objetivo era que sus creadores, los Foo Fighters dieran un concierto en esa región de Italia dónde no tocaban desde el 1998.

El vídeo lo han visto más de  26 millones de personas. Y la iniciativa promovida por el proyecto Rockin´1000  ha logrado su objetivo.

Dave Grohl en la web de la banda, confirmó que recalaran en Casena conmovidos por la acción de Rockin´1000.

La audiencia decide, las redes sociales actúan como catalizadoras del fenómeno. Se realiza el evento y consigue conectar con el grupo a través de la emoción de ver su “arte” interpretado por decenas de personas.

El consumidor ha tomado el control y ha logrado el tan celebrado engagement. ¿Pero hubiese sido posible la acción a la inversa? Es decir, un grupo que propone a sus seguidores re interpretar una de sus canciones como ejercicio de estilo, por motivos altruistas -apoyo a una causa-… creo que sí. El publicity obtenido como retorno garantizaría el éxito del “invento”. En el ejemplo que nos ocupa más de 26 millones de reproducciones del video, presencia en medios locales e internacionales, etc.

Quizás las marcas deberían escuchar la canción… Iniciativas como esta o el plan B de Ballantines y Carlos Jean parece que funcionan.

Marcas: Learn to Fly
Anuncios

La visión de Stephen Hawking

Hace unos días, uno de los físicos más importantes, o por lo menos uno de los más mediáticos, hacía unas declaraciones sorprendentes: mientras presentaba el nuevo software que le permitirá comunicarse más rápido, alertaba del peligro de la inteligencia artificial avanzada. No deja de ser curioso que alguien que se relaciona gracias a un sistema informático haga semejante confesión.

1417550261531

Según Hawking los avances en este campo pueden poner en peligro la supervivencia de los seres humanos, si los sistemas artificiales llegan a superar en inteligencia a las personas.

“Los robots “podrían llegar a tomar el control y se podrían rediseñar a sí mismos” para desbancar a los humanos, ha dicho el físico en una entrevista con la cadena BBC.

En un entorno en el que se habla de forma intensiva de conectar todo a internet, no dejan de ser llamativas las declaraciones del físico. El internet de las cosas que hará que vivamos en smart cities generará ingentes cantidades de datos que necesitarán gestionarse de forma ágil con sistemas cada vez más inteligentes como bien explica Cisco en el siguiente vídeo.

¿Para que nos serviría al común de los mortales un desarrollo global de esta tecnología?. Para cosas como esta:

Ahora bien, más allá de las posibilidades, creo que en el 1998 ya me hablaron de que tendríamos la nevera conectada a la red y que automáticamente se auto abastecería. Me temo que la nuestra de momento no se conecta con el súper y hace la compra.

El marco teórico es claro: cuantos más objetos se conecten a internet, más información tendremos. Ese big data necesitará ser tratado por sistemas cada vez más inteligentes. No sé si mejorará nuestra existencia, pero si has visto Terminator a mí todo esto me recuerda a Skynet.

480748_7158_1024x2000